Estadística

sábado, 23 de octubre de 2010

¡Camarero! ¡Una de poesía!

El tono melancólico de Alba me ha retrotraído a mis propias melancolías, así que aquí van unas cuantas poesías.


SIN PAZ, SIN CALMA,
tu piel incendia
de pasión mi alma,
se queman gardenias
en el altar de tu cama,
pétalos de rosas deshojadas
cuando ilumina la noche clara
nuestros cuerpos tan
besados,
así entrelazadas
piernas y manos,
y nuestras almas:
muriendo, amando.


PAPEL Y LETRAS

Mi vida es el parche
del tambor percutido,
ahogado en el ritmo,
sintiendo los golpes.

Nadando en la Nada,
intentando pronunciarla,
de la nada
no se puede
decir nada.

Es el abismo
de la Lengua,
la invisible
telaraña,
se funden los hilos
con la noche estrellada.

Papel,
que rompe la lluvia,
aquel,
que encierra palabras,
sin él,
un vacío, misterio.


TE AMO

Mi amor es tan grande
que el mar sólo es
una gota de sudor
corriendo por tu espalda
entre los jadeos de la noche.

Te quiero tanto,
que grito tu belleza al cosmos,
a tu lado
Venus es mediocre,
y las demás, ¿qué demás?,
bajo tu luz empequeñecen.

Te amo,
amo tu voz, tu aroma, tu cuerpo,
te amo entera, toda,
cada noche muero de placer
y regreso al mundo,
y por primera vez en mi vida
no sueño con nada,
porque la realidad supera a la ficción.


CAÍA LA NOCHE EN ZARAGOZA,
jirones de espesa niebla
vagabundeaban solitarias,
por las calles ocultas en sombras.

En las calles de la miseria,
las esquinas son de las hetairas,
y las callejuelas ocultan
hordas de tullidos y pobres.

En la fuente sólo mana el polvo
de siglos y siglos de injusticia,
de la huella que han dejado
las garras férreas de la muerte,
en su intento de ahogar a la vida.

Ya no mana en ella el agua,
no se puede limpiar la vergüenza
de pocos, con el dolor de tantos.


ESPAÑA

Mi amada España
de balones y copas,
de copas y cañas,
y de obsoletas coronas,
de obsoletos monarcas,
donde viviendo el ahora
con panderetas y campanas,
se olvidan las rojas
cunetas ensangrentadas.

La policía levanta la porra
contra los que levantan pancartas,
y la justicia llora
por las cadenas que la atenazan.
Y abrirán políticos la boca,
y de ella no saldrán palabras,
serán ladridos, bazofia,
y mentiras para la masa.


LLEGASTE A MI CAMA
cogiste mi mano,
y yo, moribundo de amor,
bebí de tus labios
savia de vida.

Resucitado,
lleno de fuerza,
cogí tu cuerpo
y lo pegué al mío,
como olas
se estrellan
contra rocas;
te devoré a besos,
y tu arañabas
mi espalda
en tu salvaje placer,
y yo, enredado en tus piernas,
buscando tu sexo,
tus muslos, buscando los míos,
y juntos, estallamos.


EN LOS MUEBLES
habitan termitas,
cucarachas corretean
por el suelo,
la basura se acumula
en la entrada,
las habitaciones
están a oscuras,
el polvo es un manto
que todo lo cubre,
el silencio es
el himno nacional,
y hasta las moscas
vuelan más despacio.

Bienvenido a la
República Independiente de tu Ausencia.



VEN

Antes de que
raye el alba,
de que la noche
me oculte tu mirada,
coge mi mano,
y corramos
sobre la hierba mojada.

Tumbémonos sobre
una alfombra
de hojas,
cubiertos de besos.

La hiedra crecerá
protegiéndonos del tiempo,
el viento confundirá
el sabor de nuestro aliento,
fundidas nuestras almas,
pegados nuestros cuerpos,
voladas ya las sábanas,
sintiendo sólo el beso.


LO QUE SUBE, BAJA,
cayeron las estrellas,
la Luna se sentó
a pedir limosna,
y un ruiseñor lloró
sobre sus hombros.

El canto fue grito,
la nana fue grito,
y el niño durmió
con un manto de angustias.


VERDAD

Te deshojé
con mis versos,
tu ropa caía
en el suelo,
como plumas
del ave
que emprende
el vuelo.

Desnuda quedaste,
Verdad, en mis manos,
calentando mi cuerpo,
y mi corazón humano.

Verdad, grácil paloma,
herida por las salvas
de los medios,
puñal del poderoso.

Verdad, árbol que florece,
tu raíz, el conocimiento,
marea que crece
contra los tiempos
de un sistema falaz.

Verdad, tus flores
son las voces
de los pueblos,
que levantan el puño,
y se quitan del cuello
las cadenas, el yugo,
que los hizo esclavos.

1 comentario:

  1. poesías románticas> lector aférrimo de Bécquer.
    Muy buena la de España.

    ResponderEliminar